18 de octubre de 2007

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarte

1 comentario:

fofi dijo...

:O pa ke no digai ke no leo tus textos, voi a empezar a poner comentarios.
en verdad los leo el problema es ke me da lata escribir aka, y te pedi el nombre del blog porque uhm borre el historial ayer si no me krei te pego el lunes ;)
ya oh esto dice AAAAAAAAAAARTE, segun yo es por tu foto :O de mension onrosa viteh :)
ya que lata prefiero poner todo aqui porke ya lei los dmas :O y me gustaron harto y como que se refleja tu personalidad no se tu me entiendes fofi porke entre fofis se entiende AJAJAJAJAA
y lo otro me dio como pena-lata porque en verdad puedes compartirlos con muchas personas pero tal vez es como demostrarlos.
KCHAAAAAAAAA kamila filosfiando (en verdad no) mientras eskucho queen :O que es pa ke mas bueno y enviciante
viste como dice mi gran amigo en verdad no tan amigo, profesor MIGUEL CANALES : la vida es tan simple como saber que el mundo es redondo :)
en verdad no soi tan buena para esto
YAAAAAAA QUE CHUCHA porque lo pongo aka mejor te lo digo a ti

ya shao
pd: oye y como no se caen? JAAJAJAAJ

El gato en la ventana

Uno de los gatos que vivió conmigo por algunos días se tiró por una ventana. Tuve que bajar a buscarlo y llevarlo de nuevo a la casa. Y unos días después me di cuenta de lo que pasaba. El gato, estaba parado en la misma ventana desde la que se tiró el otro día y miraba fijamente al organillero que se ponia cada tarde con su loro a tocar sus melodias a los mecanizados caminantes que por esos sectores circulaban en el día y, de vez en cuando, o sea cuando sentía que era el momento, hacia un movimiento como para lanzarse a disfrutar de la calle, que junto con la musica y los pequeños que se acercaban siempre terminaba convertido en una especie de remolino de jubilo y fascinasión.
Sé lo del organiero porque cuando se asomaba por otras ventanas desde las que no se veía se retiraba al instante. Ojalá no se quede esta vez , como pasa a veces con muchos, sólo mirando para siempre.