27 de julio de 2009

encontre una luz para seguir escribiendo

Iba un parapapero caminando por la avenida de parapaperocity que tenia cuatro semaforos redondos como una cascada. Se detuvo a mirar la calle del frente donde todos los parapaperos caminaban sin sentido alguno para todas partes , desesperados tratando de buscar periodicos azules o tijeras bailarinas, alguna cocina de china o unos suspensores recien salidos de una fabrica de 1956. De repente distinguio entre la multitud de parapaperos un parapapero diferente, que venia corriendo como si algo lo llamase a correr. Cuando se detuvo miro hacia el cielo y hizo un gesto con la cabeza. Se pinto la nariz de rojo y comenzo a entretener a los parapaperos circundantes con inimaginables acrobacias.
El parapapero perplejo siguio su camino preguntandose que diferenciaba a ese parapapero, de los demas. Como podia... Un par de cuadras mas alla , en frente de una tienda de masticables de colores verdes y amarillos, se dio cuenta que a él le faltaba el "pero".

2 comentarios:

Hache dijo...

D:

mortal...

me gustó caleta este escrito...

Lucy ana in the sky with diamonds dijo...

mmm muy inteligente el señor sin "pero", sin los pero somos todos mas felices :)




y te amo :B
(capullo jiji... shhhh )

El gato en la ventana

Uno de los gatos que vivió conmigo por algunos días se tiró por una ventana. Tuve que bajar a buscarlo y llevarlo de nuevo a la casa. Y unos días después me di cuenta de lo que pasaba. El gato, estaba parado en la misma ventana desde la que se tiró el otro día y miraba fijamente al organillero que se ponia cada tarde con su loro a tocar sus melodias a los mecanizados caminantes que por esos sectores circulaban en el día y, de vez en cuando, o sea cuando sentía que era el momento, hacia un movimiento como para lanzarse a disfrutar de la calle, que junto con la musica y los pequeños que se acercaban siempre terminaba convertido en una especie de remolino de jubilo y fascinasión.
Sé lo del organiero porque cuando se asomaba por otras ventanas desde las que no se veía se retiraba al instante. Ojalá no se quede esta vez , como pasa a veces con muchos, sólo mirando para siempre.